Palacio de Los Olivos consejos conservar aove en verano (Despensa) - GastroSpain.jpg

¿Cómo conservar bien el AOVE en verano? Palacio de Los Olivos nos da 5 claves

 

SILVIA GARCÍA 24.05.22

Mantener la calidad, el sabor, los aromas y nutrientes del aceite de oliva virgen extra (AOVE) es una tarea que requiere de cierta atención y mimo, y, más aún, durante la época veraniega.  Cumpliendo con ciertas prácticas, conservaremos nuestro AOVE en condiciones adecuadas de luz, temperatura y envasado, para garantizar que mantenga sus propiedades como el primer día.

Es cierto que el AOVE no caduca, no va a estropearse nunca como para que sea dañino para nuestra salud y por eso no tiene fecha de caducidad, sino fecha de consumo preferente, porque sí que es un producto muy susceptible de deteriorarse si no se almacena de forma adecuada. Desde la magnífica almazara manchega que produce Palacio de Los Olivos, el AOVE Picual Nº1 del ranking mundial de aceites “The EVOO World Ranking”, nos recomiendan tener en cuenta cinco reglas básicas para que conserves correctamente tu aceite durante todo el año, poniendo más énfasis en verano:

  1. Consérvalo en su envase. Un AOVE de calidad estará envasado en botellas oscuras u opacas, o latas, para mantenerlo tapado y alejado de la luz. El aceite se conservará mejor en este tipo de envase, por lo que, si no lo has comprado en este tipo de botella protectora, bonita para una mesa y manejable para la mesa o cocina, y/o si lo que te gusta y te parece más cómodo y bonito es trasvasarlo a aceiteras o envases de diseño transparentes, vierte en ellos solo la cantidad de AOVE que creas que vas a consumir y, una vez acabado, limpia bien el envase, para que no queden restos para la siguiente vez que lo vayas a trasvasar. Si no, apuesta por aceiteras de acero inoxidable. Y, si aún así quieres dejarlo en la aceitera transparente, asegúrate de que pueda taparse y almacénalo en un lugar oscuro y seco.

  2. Úsalo y tápalo. Sea cual sea tu elección, tapa el envase cada vez que lo utilices (ni siquiera dejes la botella, lata o aceitera abierta en la mesa/cocina) El contacto con el aire hace que el aceite de oxide (comienza un proceso de oxidación) que deteriora su aroma, sabor y micronutrientes, perdiendo calidad y propiedades beneficiosas para la salud. Además, si no lo tapas, recordamos que el aceite se impregna fácilmente de los olores que lo rodean, por lo que, cuando estés cocinando, no dejes la botella abierta al lado de las cacerolas, sartenes u horno, y, si estás en la mesa, al lado de velas aromáticas o ambientadores.

  3. Protégelo de la luz solar. La luz del sol es uno de los mayores enemigos del AOVE y por eso es tan importante guardarlo en despensas y armaritos protegidos. Ni siquiera es bueno que le dé el sol si dejamos la botella, lata, aceitera en la mesa mientras comemos, o en la cocina mientras cocinamos. Este verano, que tendrás muchas comidas al aire libre, acuérdate de ponerlo siempre a la sombra o empezará a oxidarse a toda velocidad.

  4. Guárdalo en un lugar fresco y seco. Lo ideal es guardar el AOVE en una despensa o armarito. Comprueba que sea fresco y seco, evita la humedad, que el mismo olor a humedad se transmitirá rápidamente al aceite incluso estando cerrado el tapón.

  5. Mantenlo a temperatura ambiente y constante, teniendo en cuenta el calor de los meses de verano y los posibles traspasos de temperatura en las paredes, porque justo pase la calefacción cerca. Los cambios bruscos de temperatura tampoco favorecen su conservación, al expandir y disminuir su volumen, por lo que no lo guardes en la nevera si ves que se ha podido calentar.

olivapalacios.es