Tepic terraza verano (Restaurantes & Bares) - GastroSpain.jpg

México al sol con la terraza de Tepic 
IRENE SÁNCHEZ 30.07.21

La vida ya no es la que era —mucho menos en Madrid, termómetro de las tendencias a nivel nacional—, pero de momento no para, y no son pocos los espacios gastronómicos que proliferan en la ciudad en plena temporada estival, ya sean efímeros o llamados a quedarse. Híbrida de estas dos opciones, pues reaparece en los meses de calor y recoge cuando arrecia el frío, es la terraza de Tepic, uno de los mejores representantes de lo que es actualmente la cocina en México y único mexicano en Madrid con el sello Bib Gourmand, con el que la guía Michelin reconoce las grandes experiencias culinarias con una buena relación calidad-precio. Ubicada en la comercial y sofisticada calle Ayala —el origen del restaurante se sitúa en 2008 en Chueca—, es en la actualidad la única terraza del barrio de Salamanca en la que se puede disfrutar de este tipo de cocina, eso sí, en su versión más elevada, contemporánea y alejada de tópicos tex-mex. Y es que ha bastado una década para que Tepic se convierta en uno de los mejores representantes de la alta cocina mexicana de toda España gracias a un servicio impecable y a una gastronomía de raíces, basada en ingredientes auténticos, la mayoría de importación y elaboración propia.

Sin más pretensiones que un renovado mobiliario del que destacan las sillas de ratán en blanco y negro, binomio que ya es sello de la casa a nivel estético, y una vegetación que crea la ilusión de destino exótico, el espacio conquista tanto la calzada como el favor del público. Alberga tres mesas de cuatro puestos y otras tres mesas de dos, todas ellas separadas por sutiles mamparas de cristal como medida sanitaria, para 18 comensales en total —por motivos evidentes, el aforo se ha visto reducido respecto a años anteriores—, y en ellas es posible comer y cenar sin turnos —aunque sí es recomendable reservar— y tomarse uno de los ligeros y refrescantes cócteles que se han previsto para esta temporada. En suma, crea un ambiente que destila toda la autenticidad del país en que Tepic se inspira, pero alejado de clichés y folclores.

En terraza opera la misma carta que en el interior del local, pero amplía su oferta con cuatro nuevas propuestas que encajan bien para esos almuerzos y cenas tempranas a las que hemos conseguido acostumbrarnos y, lo más significativo, que se han incorporado este año al menú por petición de los clientes más fieles del restaurante. Flautas de pollo (tortilla de maíz doradas en aceite, rellenas de pollo deslechado, acompañadas de crema agria, queso, lechuga y pico de gallo) , las carnitas —nombre que recibe una preparación típica mexicana a base de carne de cerdo sazonada, frita en manteca y servida en porciones— y alambre con queso —platillo tradicional compuesto de trozos de carne (ternera, pollo o pastor a elegir) , cebolla, bacón, pimiento y mucho, mucho queso— son los tres platillos de inspiración callejera, básicos de puestos y mercados locales mexicanos, que se suman al capítulo de platillos salados. Por su parte, la crepa de cajeta y chocolate hace lo propio en el apartado dulce. 

El buen tiempo acompaña, y también la interesantísima propuesta de coctelería de raíces mexicanas que ha diseñado el gaditano Javier Quiñones, barman de Tepic y especializado en destilados y bebidas mexicanas, como la michelada o el mezcal. Por su ligereza, frescura y carácter adictivo, las margaritas frozen de distintos sabores —fresa, fruta de la pasión, mango, frutos rojos y piña; también sin alcohol— conforman el trago más demandado en estas fechas, pero también destacan el Bloody mezcalita, el vermú preparado a la mexicana y El Viajero, combinado muy recomendado por Quiñones para combatir el calor madrileño: incorpora ginebra, Italicus, margarita, lima, manzana, ginger ale, clara de huevo y menta. «Es largo, fresco y fácil», asegura.

tepic.es